12 cláusulas sin piedad: Enero 2018

miércoles 31 enero 2018

DOCE CLÁUSULAS SIN PIEDAD

Enero 2018

En ALMA tenemos una gran preocupación por la cada vez más menguante capacidad de negociación que nos dejan las productoras en nuestros contratos, hasta el punto de que se imponen a los guionistas cláusulas en sus contratos directamente opuestas a disposiciones de la Ley de Propiedad Intelectual, que garantiza una mínima protección a los autores. Con la llegada de nuevas plataformas a la producción y la cada vez mayor exportación de series, películas y formatos que se crean en nuestro país, nos parece fundamental prestar atención a sus implicaciones.

La única forma de no perder terreno en este campo es la negociación individual. Por eso, además de animaros a que utilicéis nuestro servicio de asesoría jurídica, abrimos con este mail una campaña a la que hemos llamado Doce cláusulas sin piedad, en la que nos gustaría invitaros a fijaros en determinadas cláusulas que proliferan en nuestros contratos y que son ilegales por contrarias a la Ley de Propiedad Intelectual, e intentar evitarlas, pues son ilegales y cercenan vuestros derechos.

En ENERO, esta es la cláusula que proponemos que se erradique:

El/la GUIONISTA se obliga a firmar los repartos de derechos de autor que la PRODUCTORA entregará a las correspondientes entidades de gestión, y teniendo en cuenta, por un lado, la autoría del resto de guionistas que han intervenido en la elaboración del guión o materiales previos, y por otra la aportación real que hayan tenido todos los intervinientes (incluido/a el/la GUIONISTA) respecto a la versión final que se produzca y forme parte de la SERIE.

Nos consta que ya ha sido incluida en varios contratos de afiliados. Debemos recordar a las productoras que el reparto de derechos es un acuerdo entre los autores, y por tanto la productora no debería tener nada que decir y mucho menos que imponer. Es importante conservar un ámbito de libertad en el que cada uno pueda exponer lo que considera justo para entre todos llegar a un acuerdo. Por tanto, de incluirse una referencia al reparto de derechos en un contrato (cosa no habitual ni, en nuestra opinión, pertinente) debería ser en el sentido que os indicamos: “el reparto se hará conforme a la ley y al acuerdo entre autores” creando así un marco de libertad en que todos puedan expresar lo que les parece justo, y sometiéndose en caso de no llegar a un acuerdo a la mediación de las entidades de gestión de derechos de autor, a la decisión de un tercero neutral o a los tribunales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies